A mis locos bajitos. Queridos niños y niñas, queridas familias.

Este escrito va por vosotros, va para todos esos niños y niñas que desde casa luchan; que desde el primer día comprendieron y respetaron la decisión tomada por los adultos, una vez más.

Respetaron cada una de las palabras que sus seños y familias les transmitieron, y no dudaron ni un mínimo momento. Entendieron que estar en casa sin salir, sin poder ir a clase, sin poder ir al parque, sin estar con sus amigos, incluso sin ver a en muchos de los casos, a sus segundos padres y madres (abuelos y abuelas) con los que tantas horas pasan… era la mejor opción, y así lo hicieron.

Hoy 13 de abril… Hace justo un mes que todo esto empezó.

Hace un mes que tuvimos que cerrar las escuelas, y aunque la esperanza era poder volver, y volveros a abrazar…
Justo fue en ese momento, de cerrar el aula, de despedirme de padres de madres, de mis locos bajitos, justo ahí, supe que esto iba a ser para un largo tiempo.

Fue una despedida diferente, un hasta luego. Sin saber cuando será luego…

Y todo pasó por mi cabeza, como un recuerdo lejano.

Empezamos el curso en septiembre con ganas de otro año nuevo, otro año con nuevos niños y niñas, y otros a los que ya conocíamos; nuevos retos y nuevos objetivos; nueva programación y ciento y una idea en la cabeza para comentar en el claustro, en las reuniones de ciclo…

Pasamos las primeras semanas de adaptación, de conoceros unos a otros.

Y así fueron pasando los días, los meses, y es entonces cuando se empiezan a crear vínculos difíciles de romper, vínculos entre familias y escuela, es lo más bonito que nos puede pasar.
Tengo que ser sincera, y admitir que, el día a día no me dejaba verlo con tanta nitidez, o quizás no era consciente. Y es que entre todos estábamos haciendo algo verdaderamente bonito, creamos una familia.

Llega Navidad y con ella muchas sorpresas, muchas emociones e ilusiones, ¿y quién nos iba a decir qué ésta iba a ser la primera y quizás última fiesta de este curso 2019/2020?

Y avanzan los días… Y se escucha eso de PIN-PARENTAL, ¿alguien lo recuerda?

Os puedo asegurar que a mi se me ha olvidado por completo.

Soy seño y me preocupo porque mis locos bajitos sean felices. Y eso es justo lo que queremos familia y escuela.

Hoy vuelvo a pensar como cada día en ellos, vuelvo a pensar y me pongo a crear, qué puedo hacer para ayudar y para estar al lado de cada niño y niña, de cada una de las familias que nos necesiten.

Por eso hoy como cada día quiero sacar mi varita mágica y hacer magia.

Mis pequeños; hoy me gustaría estar junto a vosotros, sentarme en asamblea, contaros cuentos, daros mil abrazos,  cantar canciones juntos, jugar, eso es, ¡jugar! Eso que tan felices os hace y sin que vosotros lo sepáis aprendéis más de lo que nosotros llegamos a creer.

Familias me gustaría pediros, que cada día saquéis vuestra varita mágica porque ellos lo merecen, porque ellos nos han demostrado una vez más que son nuestros pequeños héroes!

Un mes después no sabemos cuando volveremos a los patios a jugar, cuando volveremos a subir la persiana de clase, y mucho menos cuándo volveremos a tenerlos en nuestros brazos.
Pero os puedo asegurar, y creo que hablo en el nombre de todas las seños y profes, que no hay ni un solo día en el que no quiera estar disfrutando con todos vosotros, porque sois vosotros los que nos enseñáis día a  día. Sois nuestros maestros.

Y una vez más nos estáis dando una gran lección.

Va por vosotros, esos locos bajitos.

Firmado: Una seño de infantil. 🙂

Esos locos bajitos. Joan Manuel Serrat.

También te puede gustar: