Cuento «A qué sabe la luna»  Autor:»Michael Grejniec» Editorial: «kalandraka»

Hacía mucho tiempo que los animales deseaban averiguar a qué sabía la luna. ¿Sería dulce o salada? Tan solo querían probar un pedacito. Por las noches, miraban ansiosos hacia el cielo. Se estiraban e intentaban cogerla, alargando el cuello, las piernas y los brazos.

¿Quién no soñó alguna vez con darle un mordisco a la luna? Este fue precisamente el deseo de los animales de este cuento. Tan solo querían probar un pedacito pero, por más que se estiraban, no eran capaces de tocarla.

Entonces, la tortuga tuvo una genial idea:

Subió a la montaña más alta para intentar alcanzar la luna. Como no llegaba,  llamó al elefante. Con el elefante encima tampoco lograron tocar a la luna, así que el elefante llamó a la jirafa, y la jirafa estiró su cuello mucho, mucho, pero … no logró tocar a la luna, así que llamaron, a la cebra, ¡cebra!, la cebra tampoco llegaba, pero tuvo una idea, y fué llamar al león. El león tampoco pudo tocar a la luna, porque la luna cuanto más cerca estaban los animales de poder tocarla, se alejaba un poquito más. Entonces el león tuvo la idea de llamar al zorro, el zorro, cuando el zorro llegó le dijo el león: «si te subes a mi espalda quizás podamos tocar a la luna» así que el zorro se subió encima del león, pero no lograron tocar a la luna . El zorro pensó, si llamamos al mono quizás logremos tocar la luna y saber a qué sabe.. A si que llamaron al mono, pero el mono tampoco pudo coger un trocito de luna, pero…¡si que puedo oler a la luna!, así que pensó si ahora viene un animal pequeñito como es el ratón, quizás podamos llegar a la luna. Todos llamaron al ratón, y la luna pensó… «no me voy a mover, porque el ratón no va a llegar a tocarme» pero… ¿cuál fué su sorpresa? qué el ratón se puso de puntillas, y….¡cogió un pedacito de luna! mmmm pero qué rica está. Pasó un trocito a cada uno de sus amigos los animales. (todos los animales fueron probando y diciendo su comida favorita).

¿y a qué sabía la luna?

Al ratón le sabía a queso, al mono a plátano, a la jirafa a zanahoria….

El pez  que estaba en el agua, no entendía nada, y dijo, «vaya, vaya, tanto esfuerzo para llegar a la luna que está allí arriba, no verán que aquí en el agua hay otra más cerca?

Y colorín colorado este cuento se ha acabado, y ¡colorín colore, tiramos un COHETE!

¿Y a tí a qué te sabe la luna?

Este cuento nos habla del trabajo en equipo, de esforzarse juntos para conseguir algo que en principio parece inalcanzable.

Con este cuento podemos hablarle de muchos valores a nuestros pequeños, así como: de apoyarnos unos a otros, de ser solidarios, de compartir una meta común, de la importancia de la generosidad, de la amistad, nos enseña que la unión hace la fuerza y que si colaboramos y trabajamos juntos por el bien común podemos conseguir metas que al principio parecían imposibles.

En estos tiempos que estamos viviendo, nos enseña que si todos hacemos lo que tenemos que hacer, que es quedarnos en casa, no salir, conseguiremos que todos estemos bien, que pronto acabe todo. Pero esto lo tenemos que conseguir entre todos, llegaremos a tocar la luna y todos podremos salir y contaremos que todo salió bien.

A continuación os dejamos los dibujos para que los puedan pintar los niños, una vez pintados, podéis recortarlos y usarlos como marionetas, para contar el cuento de a qué sabe la luna. Si no tiene el cuento, no te preocupes. El texto que has leído anteriormente es un resumen del cuento que hemos realizado para que podéis contar a los peques.

Si te ha gustado esta publicación no dudes en dejarnos un comentario, y si realizas la actividad, puedes enviarnos una foto.

Un abrazo virtual.

Pincha la imágen y te descargarás los dibujos del cuento.